Ahora lo entiendo

Ahora comprendo por qué resulta tan fácil y al mismo tiempo necesario intercambiar un saludo entre extraños. Mas allá del simple intercambio cortés de saludos, habitual al cruzarse en los caminos de montaña (no así en las ciudades) ¸más allá de esto, que resulta sencillo, pero que es la parte más simple de lo que quiero decir. He comprendido por qué es fácil que suceda pararse a compartir emociones sugeridas por el paisaje; deseos de disfrute o advertencias de riesgos e incluso ofrecimientos de colaboración.

Todo esto me ha sucedido hoy y creo que sé por qué sucede. Lo que en la práctica del “shinrin-yoku” , en los baños de bosque está pautado por la persona que guía, es en realidad una reacción espontánea, un deseo intuitivo efecto de la naturaleza en los seres humanos: el deseo y la necesidad de compartir.

Así de sencillo. Compartir es una de las cinco vías de aproximación a la Naturaleza y uno de los efectos sanadores que la inmersión en la Naturaleza nos produce.

Horizonte hacia el Oeste desde la cima del Ubieta (Enkarterriak)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s