Visitar a un amigo

Ir al Castro Valnera es para mi como visitar a un amigo. Conozco su casa y – a tramos- casi podría ir con los ojos cerrados. Se lo que me voy a encontrar en cada recodo, más allá de cada loma y collado. Por eso, puedo acompasar la respiración y las pisadas sobre la senda. Me dejo llevar por la luz, los colores y los sonidos mientras camino. En la montaña, cierro los ojos de vez en cuando y el silencio, no es silencio: es el zumbido del universo. La mente se calma. Respiro profundamente.

Castro Valnera.Mal tiempo sobre la Capía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s